L’altre costat d’allò visible

Fotografía analógica, 2008

En el marco del expresionismo fotográfico, la sombra cobra vida propia remitiendo a la realidad que su apariencia esconde a lo largo del recorrido por la oscuridad y la luz. El mundo exterior es vivido por la sombra como momento de la vida interior de su sujeto.
Esta dualidad entre la contención y la revelación viene dada por el reflejo del individuo, reflejo que se reencuentra con la certeza interna de su progenitor ateniéndose a sentimientos, sensaciones y recuerdos de la profundidad del mismo.